Utiliza una franela suave humedecida en agua tibia y jabón neutro y frotá delicadamente la superficie de tus joyas para recuperar instantáneamente su brillo. Secalas inmediatamente con una toalla de papel absorbente. Es natural que la plata al estar en contacto con oxígeno se oxide.